Encuentro Educativo
Ads

< Volver a la portada

Artículo publicado en: Sin categoría » Recursos de formación (num. 5)


El comentario crítico de textos

La práctica del comentario crítico de textos es una de las actividades que más influyen en el desarrollo de la madurez intelectual del individuo, puesto que exige capacidad de comprensión, de reflexión y de elocución. Ésta es quizás la razón por la que se ha sistematizado su enseñanza en alumnos de 2º de Bachillerato de nuestro país de forma que constituye, incluso, una de las pruebas de Acceso a la Universidad que estos deben superar. Por otro lado, no es labor fácil el llevar a cabo un comentario de esta naturaleza, pues parece que tal tarea carece de una clara metodología. Como instrumento que pueda paliar esta indefensión, el presente trabajo pretende servir de guía o apoyo en la preparación de dicho comentario. Para ello se va a dividir nuestro artículo en dos partes: en primer lugar, se ofrece de manera sucinta una parte teórica que sigue minuciosamente todos los apartados de dicha prueba, proponiendo sistemas de actuación y, por otro lado, una parte práctica en la que los recursos teóricos se ven aplicados a un texto comentado que se ha seleccionado tanto en función del tema (influencia en los medios de comunicación, comportamientos humanos…), como del autor (un periodista y escritor actual) y del medio de comunicación en que aparece ( un periódico de ámbito nacional).

En cuanto a la metodología, conviene que se tengan en cuenta las siguientes consideraciones teóricas a la hora de realizar un comentario crítico de texto: por lo que respecta a la organización de ideas, se nos pide señalar cómo se organiza el contenido del texto en ideas interdependientes entre sí, observando cuáles son las principales y cuáles las complementarias. Es, por tanto, un ejercicio consistente en poner de relieve las ideas principales de un texto, las ideas de apoyo o secundarias y las relaciones que mantienen entre ellas. En cuanto a la forma, la respuesta a la pregunta de la organización de ideas, debe presentar forma de un esquema que no tiene que tener llaves, ni excesivas subdivisiones. Lo mejor es seguir un orden numérico, que subraye la independencia de las mismas. En ocasiones, las convenciones propias, más o menos fijas: párrafos, género al que pertenece el texto (literario, periodístico, etc.) determinan en gran medida la estructura del texto; así numerosos textos periodísticos de opinión adoptan un método de exposición deductivo con una organización canónica con la tesis al comienzo, desarrollo en medio y conclusión al final; si bien otros siguen el proceso inverso (método inductivo). No obstante, es imprescindible justificar la opción elegida: decir por qué hay, por ejemplo, dos partes, y no una o tres o las que hayan de ser.

En otro orden de cosas, el método más seguro y más accesible para lograr el resumen del texto consiste en partir del esquema que se haya elaborado. En este caso, el resumen sería, simplemente, el desarrollo lógico del esquema, es decir, la redacción trabada de las ideas sustanciales del esquema, omitiendo las ideas complementarias. Las características que un buen resumen debe reunir, deben ser: la brevedad, la precisión, la claridad, tiene que estar redactado con nuestro propio lenguaje y, por supuesto, que recoja el contenido sustancial del texto. Además, el resumen no debe confundirse con el tema, que es objeto de pregunta en el examen de comentario de texto. El tema es una frase que sintetiza o engloba todo el texto, esto es, una exposición muy breve de la idea central del escrito. Para lograr un buen tema, podemos tener presente que se trata del resumen del resumen; es decir, hay que prescindir de los detalles del resumen para quedarnos solamente con lo fundamental, con la intención del autor, con lo que quiso decir al escribir el texto. Por otra parte, las cualidades de un buen tema son las siguientes: conciso, siempre que sea posible ha de ser una frase breve; claro y concreto, ya que especificará el fondo del texto. Por último, un procedimiento válido para elaborar la idea fundamental del texto  es empezar la formulación por un sustantivo abstracto seguido, posteriormente, de complementos.

Finalmente, después de haber realizado la organización de ideas, el resumen y el tema, estamos en condiciones de emitir un juicio crítico sobre el texto. Los aspectos que el comentario crítico del contenido del texto debe abarcar son los siguientes:

  • Localización/clasificación del texto: detallando brevemente el autor, la obra, el género, tipo de escrito, circunstancias espacio-temporales de nuestro texto, etc.
  • Juicio crítico del texto: hay que exponer un juicio crítico, razonado, objetivo y científico, sobre lo que el texto dice, asintiendo, disintiendo o matizando su contenido, con razones de peso y rigor.
  • Asociación y relación del texto: hay que abrir el texto a un mundo de relaciones, cotejos y comparaciones, asociando su contenido a otras facetas de nuestro saber que se corresponden o guarden relación con el texto. Llegaremos así a determinar los supuestos doctrinales del autor, su formación, ideología y personalidad, y la relación que guarda con otras tendencias, movimientos, corrientes o temas conocidos, viendo cuánto hay de personal en lo que expresa y cuánto de deuda con su época o con otros autores.
  • Interés de texto: con relación a su época, corriente o movimiento; por su vigencia en la actualidad; por su profunda originalidad de contenido, de enfoque o formal, etc.

Veamos ahora la aplicación de toda esta exposición teórica sobre el comentario crítico a un texto en concreto:

El esfuerzo sobrehumano que está realizando la mujer por conquistar sus derechos tal vez alcanzará la victoria definitiva en el próximo siglo. Si hoy el poder que detenta un ejecutivo es aún directamente proporcional a la longitud de las piernas de su secretaria, en el futuro será la calidad de los músculos masculinos, la evidencia de su paquete genital, su disposición a ejercer de penetrador al minuto lo que determinará que el hombre encuentre rápida colocación cuando las mujeres liberadas ocupen los altos despachos. Se supone que entonces todos los chicos tendrán dos carreras, sabrán cuatro idiomas y habrán hecho un curso en Harvard. Solo los hará diferentes un cuerpo más o menos espléndido, como sucede con las chicas preparadas que acuden ahora a una entrevista para conseguir un puesto de trabajo.

El físico de la mujer todavía es catalogado por la mirada inseminadora que anida en el inconsciente de los jefes. Este darwinismo cruel de la belleza femenina se puede contemplar en oficinas, bancos y ministerios. A medida que uno sube a cualquier planta noble y se adentra en el núcleo del poder las azafatas y secretarias son más fascinantes. En ese trayecto se ha producido una selección natural casi caballar, de modo que las formas femeninas se han ido depurando hasta alcanzar la perfección de las medidas de oro y con ellas inundan ese ámbito hermético donde se establecen insonoras dentelladas de tiburón mientras se libra a la vez una batalla entre la seducción de las que obedecen y el polen de los que mandan. Cuando las mujeres en el futuro sustituyan a los hombres en los puestos de decisión, cosa que va a suceder en el siglo XXI, ellas estarán sentadas detrás de la mesa y los secretarios y otros subalternos serán valorados por las horas que hayan dedicado al gimnasio. De acuerdo, le dirá la ejecutiva moderna a ese tipo que pide trabajo, tiene usted un gran expediente pero aparte de su alta preparación, ¿está usted dispuesto a acompañarme este fin de semana al Caribe y a meterse conmigo en la cama? ¡Ah! ¿Qué quiere usted a su novia? Entonces váyase a tomar por el saco. En el futuro el hombre tendrá que estar siempre en forma, maquillado y disponible. La competencia será terrible.

Cuando, recibida la orden, ellos abandonen el despacho, ellas desde el sillón también observarán la calidad de su trasero. Y de él harán grandes proyectos.

VICENT, MANUEL, El País, 14 de marzo de 1999.

Organización o esquema de ideas:

Hipótesis (Tesis): en el s. XXI conquista de la mujer de los mismos derechos que el hombre.
Cuerpo de la argumentación. La mujer hoy.

  • Valorada en función del físico. Ejemplos, datos.
  • Degradada y cosificada. Ejemplos, datos.

Conclusión. La mujer en el futuro actuará igual que lo hace el hombre

  • Valoración del hombre por el físico.
  • Degradación y cosificación. Ejemplos.
  • Ironía final sobre este comportamiento.

En cuanto a la estructura es de esquema encuadrado, presenta una tesis (hipótesis) al principio “la mujer ocupará los puestos de poder del hombre” y una conclusión “la mujer discriminará entonces a los hombres” muy polémicas con el objetivo de provocar al lector e incitarlo a la lectura del texto.

Breve resumen del texto:

El autor parte de una hipótesis personal: en el s. XXI, cuando la mujer consiga los puestos de poder que ahora controla el hombre, tomará una postura ante éste similar a la que toma él ahora ante ella. En ambos casos los dos valoran al otro por el físico y lo degradan. En definitiva, los comportamientos estarán condenados a repetirse, aunque invertidos.

Tema:

La valoración del cuerpo en detrimento de la inteligencia y la capacidad.

Comentario crítico:

El texto objeto de nuestro comentario se encuadra dentro del género periodístico de opinión (artículo de opinión o columna), pertenece a M. Vicent, habitual colaborador y columnista de El País. Se trata de un texto que aborda un tema de actualidad como es la liberación de la mujer, pero lo hace desde una óptica diferente. El autor opta por una postura que lleva a una conclusión ambigua. Partiendo de la hipótesis de que en el futuro las mujeres acapararán los puestos que ahora ocupan los hombres, supone que éstas tendrán una actuación tan degradante hacia el hombre como éste la tiene ahora hacia la mujer. Se puede deducir de todo ello lo siguiente: da igual quién esté en el poder, siempre abusará de él y terminará ejerciendo la opresión hacia el otro cualquiera que sea su sexo. Podemos criticar, por otra parte, el hecho de que toda la argumentación del autor se basa en algo hipotético que él supone: las mujeres ocuparán en el s. XXI los puestos de poder propios de los hombres. Tenemos que mostrar nuestro escepticismo al respecto, ya que, si bien hombres y mujeres se han igualado en derechos, todavía hoy son muy pocas las mujeres que acceden a puestos de poder, los hombres siguen acaparando la mayoría. Tampoco compartimos la idea de que la mujer se vaya a comportar como algunos jefes lo hacen hoy día, parece sostener el autor que el poder siempre degenera en tiranía y no tiene por qué ser así, se puede ser un jefe duro, exigente sin tener que abusar de sus subordinados. Por último, el autor cae en la generalización y en la simplificación al afirmar que hoy todos los hombres que están en el poder se comportan de esta manera, cuando esto lo harán sólo algunos jefes y no todos.

En conclusión, el tema que se aborda en el texto está realmente de actualidad, puesto que  se trata la lucha por la igualdad de las mujeres en todos los órdenes. La postura del autor es muy personal y subjetiva, todo lo que dice se basa en hipótesis, en conjeturas, encaminada en cualquier caso a provocar al lector, a no dejarle indiferente ante el tema.

Esperamos que con lo expuesto anteriormente, tanto la teoría como el ejemplo utilizado, sirva para que nuestros alumnos de 2º de Bachillerato tengan una idea clara de la metodología que deben seguir para abordar con éxito el comentario crítico de textos.

Valoración de este artículo:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Información del artículo:

Fecha de publicación:
6 de febrero de 2010

Autor/a:
Pastora Mª Barrios Naranjo


Comenta este artículo:



Uso de cookies

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies
-->