Encuentro Educativo
Ads

< Volver a la portada

Artículo publicado en: Sin categoría » Recursos de formación (num. 3)


La resolución de conflictos en el aula

¿En qué consiste una asamblea?

Una asamblea es una actividad escolar cuya finalidad principal es que el alumnado y el profesorado analicen, reflexionen y debatan acerca de todo tipo de temas vinculados con la convivencia y las tareas escolares.

Cuando se producen da lugar a que tanto los alumnos y alumnas como los docentes expresen sus propias ideas y opiniones sin ningún tipo de represión para llegar a un consenso entre todos.

El aprendizaje de los valores democráticos (respeto, tolerancia, solidaridad, etc.) por parte del alumnado, es una de las principales ventajas que alcanzamos con la realización de las mismas.

Para plantear este tipo de actividad metodológica en el aula tenemos que asegurarnos que nuestro alumnado sea capaz de:

  • Dialogar y debatir de un modo ordenado.
  • Comunicar sus sentimientos y su implicación al resto de sus compañeros.
  • Respetar las opiniones que sean contrarias a la de ellos mismos.
  • Tener como única estrategia para que los demás acepten sus ideas y opiniones como las más apropiadas, la argumentación de las mismas.

Organización espacial y temporal en el desarrollo de la asamblea.

A la hora de llevar a cabo esta estrategia en el aula también es necesario organizarla atendiendo a las siguientes dimensiones:

  • Organización espacial. Esta organización debe permitir que los alumnos y alumnas puedan ver al resto de compañeros en su totalidad.
  • Organización temporal. Es imprescindible destinar un espacio específico de tiempo para llevar a cabo esta actividad y si no fuera posible integrarla dentro del área de lengua, reforzando además la capacidad de expresión oral.

El papel del docente y del alumnado.

La asamblea deber ser dirigida, siempre que sea posible, por los propios alumnos y alumnas, los cuales se forman como personas autónomas y responsables, exigiéndoles un alto grado de participación e implicación para la realización de las mismas.

Pero no todos los alumnos y alumnas son tan autónomos y responsables para llevar a cabo de forma óptima la dirección de esta actividad por lo que el docente adquiere el papel de moderador, interviniendo cuando lo vea oportuno en el desarrollo de la misma para encauzarla y guiarla hacia los objetivos planteados con anterioridad.

Por otro lado, el docente debe respetar las opiniones del alumnado y no criticarlas sin una argumentación de dicha crítica, aumentando la confianza de los alumnos y alumnas para hablar libremente y expresar sus propias opiniones.

El profesorado también deberá procurar un ambiente adecuado, relajado y respetuoso, donde el alumnado se sienta seguro, fomentando al mimo tiempo el placer por hablar, expresar sus sentimientos, opiniones y gusto por manejar las palabras.

Por último señalar que el docente debe evitar expresar su propia opinión ya que puede condicionar fuertemente al alumnado. Actuará como modelo para su alumnado, por lo tanto, ha de cuidar su expresión oral y sus actitudes ante la comunicación

Fases de la asamblea.

Es conveniente seguir una rutina u organización en la realización de la asamblea. Las posibles fases para la realización de una asamblea serán las siguientes:

  1. Presentación del tema. El presidente de la asamblea explica el tema a tratar.
  2. Discusión del tema. Se inicia el análisis y la discusión del tema de cuya temática dependerá en parte el desarrollo de la misma. A partir de aquí se are un nuevo turno de palabra para que todos los alumnos y alumnas puedan opinar de una forma ordenada a cerca del mismo.
  3. Elaboración de conclusiones. Hay que intentar llegar a unas conclusiones clarificadoras de lo que se ha tratado, las cuales serán anotadas y leídas a toda la clase. De igual modo se señalarán los acuerdos a los que se ha llegado para que todos los alumnos y alumnas conozcan el grado de cumplimiento que tienen a partir de ese momento con respecto a dicho acuerdos. También es necesario que el docente controle el cumplimiento de dichos acuerdos y en el caso estos sean normas (de convivencia, por ejemplo), es importante establecer unas consecuencias para el alumnado que no las cumpla.

Posibles problemáticas a tener en cuenta.

Las posibles problemáticas a tener en cuenta en el desarrollo de la asamblea, pueden ser:

  • El control del contexto en donde está inmerso el desarrollo de la asamblea (preparación conjunta del docente y los alumnos de la asamblea).
  • La dificultad del alumnado para centrarse en el objeto de discusión sin desviarse del tema.
  • La falta de perspectiva de los alumnos y alumnas para ver el objeto y finalidad de discusión.
  • La dificultad general que tienen los alumnos y alumnas para el contraste de ideas. En este sentido el docente debe servir de modela para su alunado, y hacer referencia en sus intervenciones a opiniones anteriores de sus alumnos integrándolas en las suyas propias.
  • Por último, aunque al final de la asamblea se llegan a acuerdos es importante señalar que el nivel de compromiso de los alumnos es muy bajo, por lo que deben establecerse mecanismos de control sobre el cumplimiento de estos acuerdos y realizar una revisión periódica de los mismos.

BIBLIOGRAFÍA
“La organización y la Resolución de Conflictos en el Aula”. Manuel Ibáñez Montañez.

Valoración de este artículo:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Información del artículo:

Fecha de publicación:
25 de marzo de 2009

Autor/a:
Belén Alcaide Suárez

Etiquetas de contenido:


Comenta este artículo:



Uso de cookies

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies
-->