Encuentro Educativo
Ads

< Volver a la portada

Artículo publicado en: Revista » Experiencias Educativas (num. 2)


El papel del cuento en el aula de Educación Primaria

Las técnicas y procedimientos que llevan a cabo los maestros y las maestras para llevar el cuento al aula de educación Primaria se proponen acercar al alumnado a los conocimientos indispensables para una mejor comunicación lingüística y un mayor disfrute de las obras literarias. Después de varias décadas en las que el énfasis se ponía en la acumulación informativa y en el estudiante concebido como un banco donde se depositaban conocimientos, las nuevas tendencias se proponen mayor dinamismo y participación en las relaciones entre maestros y alumnos. Paradójicamente, se recupera el lema del poeta Horacio: prodesse et delectare, instruir deleitando. Por no citar sino algunos, han sido fundamentales los aportes del brasileño Paulo Freire, con respecto a la educación en general, y del italiano Gianni Rodari, en el campo de la enseñanza de la lengua y la literatura.

Como decíamos anteriormente se pretende un acercamiento del alumno y de la alumna hacia el cuento y su participación e integración. Ante todo el niño o la niña tiene que sentir el cuento y actuar, es decir, ser dinámico y dejarse llevar por el mundo de la fantasía. Creo que todos tienen derecho a sentir el cuento y no hay que negarle la oportunidad a ninguno de que lo pueda sentir, al contrario, hay que conseguir que los niños y las niñas amen los cuentos, tanto escritos como orales. Para ello, hay que educarles en el cuento. En mi opinión es fundamental leerles cuentos a los pupilos y a la vez interpretárselos para llamar aun más su atención. Así como también que ellos mismos lean, cuenten e interpreten distintos cuentos. Habrá discentes a los que les guste leer cuentos más que contarlos o que se los cuenten , pero puede que haya otros a los que les guste más que se los lean. Por lo tanto como hay variedad de opiniones tenemos que cumplir todos los objetivos como docentes.

El cuento tiene una utilidad primordial. Hay que dejar claro que el cuento, tanto oral como escrito, no va dirigido únicamente a los pequeños sino que también está escrito para los adultos, es decir, el cuento no tiene edad. Sirve para ayudar en el desarrollo intelectual, mejorar la atención y la memoria, incrementar la creatividad y la fantasía, comprender mejor el mundo que rodea al niño, formarlo estéticamente, divertirlo, crear hábitos lectores y mejorar la comunicación como también asimilar nuevos valores. Además de todo ello nos culturiza y nos civiliza, o sea, nos hace más personas. Por lo tanto, es imprescindible acercar el cuento a nuestro alumnado.

El papel que tiene el cuento en el aula es único, ya que tiene numerosas ventajas. Pero debemos comentar que hay que distinguir los cuentos verdaderos de los que no lo son. Cabe hacernos esta pregunta: ¿cómo podemos hacer esto?, pues aunque no es fácil, cuando se lee un cuento hay que sentir diversas emociones. Debe haber una trama con un final feliz, ya que si no es así cuando el alumnado es muy pequeño puede sufrir en lugar de divertirse con el cuento. Además debe estar bien cohesionado y debe tener coherencia. Los valores tienen que estar bien definidos y acompañados de sus respectivas consecuencias.

Pero lo más importante de todo, es que el cuento nos tiene que enseñar algo, sí, enseñar.
A continuación se presentarán varios ejemplos de cuentos didácticos para nuestro alumnado de la educación Primaria.
En el cuento de Renata toca el piano, estudia inglés y etc, etc, etc. Se puede observar como Renata está muy agobiada y no puede con tantas cosas. Además no le queda tiempo para jugar, que es lo que verdaderamente tiene que hacer un niño pequeño. Este libro nos muestra que no hay que explotar a los niños o las niñas apuntándolos a clase de piano, a clases particulares, etc. Cada alumno y alumna tiene un ritmo evolutivo distinto y lo que hay que procurar es que juegue al máximo. La madre de Renata se da cuenta al final de que ella perdió su infancia sin jugar y ahora quería recuperar el tiempo perdido jugando en el parque. Los niños son niños y nada más, no pretendamos tratarlos como adultos responsables.

En el caso de Las mil y una noches: según la leyenda, un humilde porteador descansaba a la sombra de un gran palacio de Bagdad (actualmente en Irak) meditando con envidia por qué su dueño merecía semejante lujo. El dueño, Simbad el Marino, invitó al porteador y contestó a su pregunta relatándole sus siete arriesgados viajes. En un primer momento Simbad trabajó como marino mercante y, a través del comercio, se convirtió en un involuntario explorador de Ceilán y otras tierras, sufriendo duras penalidades en los viajes. Con su relato, demostró al porteador que su riqueza la había ganado en un largo periodo de duro y arriesgado trabajo. El porteador pidió perdón a Simbad, éste compartió su riqueza con él, y ambos fueron amigos el resto de su vida. En este cuento se enseña que la riqueza no lo es todo y se consigue trabajando. También que hay que compartir con los demás y sobre todo ser amigos de todos. Además en los viajes en los que participa Simbad sufre muchos altercados, con lo cual él prefería vivir tranquilamente y ser pobre, antes que rico y llevar una vida en la que sólo existen peligros. Se enseña además las distintas formas de vida con sus consecuencias y que el dinero no lo es todo.

O en el caso de Pinocho, se enseña que no hay que decir tantas mentiras si no quieres que te crezca tanto la nariz como al protagonista del cuento.

El cuento se debe trabajar en el aula de todas las formas posibles. El docente como experto, según mi opinión, es el que tiene que llevar el cuento al aula. Nos podemos preguntar por qué. Bueno pues, porque tiene el deber de saber distinguir lo que es un buen cuento del que no lo es. Por lo tanto, tiene que informarse y leer previamente cuentos antes de aconsejarlos o trabajarlos en el aula. Pero también creo que el alumnado tiene que llevar cuentos al aula como partícipe del aprendizaje. Posteriormente el maestro o la maestra tendrá que decidir si es un buen cuento o no lo es. Además todos tienen que ser dinámicos en la integración al cuento. Como actividad motivadora se podría invitar a un Cuentacuentos para que el alumnado disfrute con su voz y su interpretación del cuento. El desarrollo del lenguaje no verbal es muy importante, ya que llama la atención del alumnado y evita que se distraiga además de mejorar su integración en el cuento.

Es muy relevante la interpretación en el cuento, por lo tanto, un día en el aula se podrá desarrollar una representación teatral del cuento que más le haya gustado a la mayoría. En el caso de que el cuento elegido fuese El gato con botas, primeramente el docente contará el resumen que a continuación comentamos y después se procederá a su interpretación.
Destacamos a Charles Perrault, en Historias o cuentos del pasado, que recogió la versión del gato tutor que, ante la pobreza de su amo, le anima a seguirle en una aventura en busca de fortuna mientras él va astutamente aprovechándose en su propio beneficio de las circunstancias que se les presentan. El momento culminante de la fábula es cuando el gato se enfrenta a un ogro que fanfarronea de sus poderes mágicos y el pequeño animal le provoca para que se transforme en ratón, algo que el ogro hace de manera divertida, y lógicamente el gato se lo come y entrega todas las riquezas a su amo. Más que un cuento de iniciación es un cuento moralizante, en el que se comprueba que son la astucia y la inteligencia las que proporcionan la felicidad y el éxito. El gato desde el principio es sabio y sólo trata de conquistar el cariño y la amistad de su amo. Después de este breve resumen del cuento, se puede proceder a su interpretación. Un niño o niña hará de gato, llevará una careta de gato y botas, otro hará de amo, el siguiente de ogro y otro de ratón; este último entrará en escena cuando el ogro se convierta en ratón.

El maestro o maestra también puede interpretar un cuento ante su alumnado. Por ejemplo, podrá desarrollar el personaje protagonista del cuento popular de Aladino y la lámpara maravillosa del libro de Las mil y una noches, en el que el héroe es Aladino. En la mayor parte de las versiones del cuento, Aladino es el hijo perezoso de un pobre sastre chino. En primer lugar se hará una breve introducción de este cuento que a continuación comentaremos. Tras la muerte de su padre conoce a un mago que, haciéndose pasar por su tío, lo convence para que lo ayude a recuperar una lámpara maravillosa que se encuentra escondida en una cueva. Como Aladino no consigue entregar la lámpara al mago antes de salir de la cueva, éste se enfurece y lo deja allí para que se muera. En su desgracia, Aladino llora y se retuerce las manos, con lo que consigue liberar al genio encerrado en un anillo que el mago le había dejado. El genio, a su vez, libera a Aladino, quien pronto descubre que, si se la frota, la lámpara también convoca genios poderosos dispuestos a concederle cualquier deseo. Así, cuando vuelve el mago y su hermano, con la intención de robarle la lámpara, Aladino acude a sus genios protectores y derrota a ambos enemigos. El héroe acaba siendo inmensamente rico y casándose con la hija del sultán, vive una vida larga y feliz y, finalmente, sucede al sultán en el trono.

El cuento de Aladino refleja las características formales, estilísticas y funcionales del cuento mágico, es decir, aventuras, abundancia de elementos sobrenaturales y escaso realismo, múltiples episodios, junto a un claro afán de entretenimiento. Por lo tanto, el docente puede inventarse aventuras que según él haya vivido Aladino y proponer una actividad al respecto como la siguiente: cada alumno tendrá que imaginar una aventura de Aladino con su lámpara maravillosa y escribir los tres deseos que pedirían al genio. Además, a través de este cuento se puede explicar el conflicto del mal y el bien, y el triunfo de los débiles sobre los poderosos.

El cuento no es un término unívoco, esto es, no es lo mismo hablar de cuento literario en general que cuento folclórico. Como tampoco es lo mismo hablar de literatura que de Poética de tradición oral, o de cuento y cuento infantil. Por esto, hay que explicarles a nuestros pupilos las características principales de estas palabras para que éstos puedan distinguir entre un cuento literario de otro folclórico. De esta forma, proseguiremos comentando que el literario está hecho para ser leído mientras que el folclórico es más para ser contado y representado; aunque también podemos encontrárnoslo escrito. A partir de aquí podemos observar las dificultades de ambos.
En primer lugar el cuento literario puede llegar a aburrir a nuestro alumnado si no se ha escogido bien, ya sea por tener demasiadas letras y pocas ilustraciones, es decir, que no se adecue a su edad, o porque se distrae con facilidad y se cansa por ser demasiado largo. Por el contrario, el cuento folclórico resulta mucho más divertido para los niños y las niñas , ya que llama mucho la atención su forma y técnicas de interpretación. Además requiere menos esfuerzo y menor concentración. La mayoría de ellos se decantarán por los cuentos de tradición oral o populares, es decir, en los que su autor es el pueblo y que trata de costumbres donde destaca un héroe maravilloso que se caracteriza porque toda la acción tiene que estar matizada por un objeto mágico.

Por lo tanto, entre todos llevaremos cuentos al aula y preferiblemente los discentes se los irán intercambiando hasta que lean el mayor número de cuentos posibles. Aunque hay que subrayar que más vale la calidad que la cantidad, es decir, un docente tiene que preferir que sus alumnos y alumnas lean menos pero que lo que lean tenga fundamento, antes de que lean muchos cuentos pero sin fundamento y sin que aprendan nada. El porqué de llevar el cuento al aula tiene varias respuestas y parece conveniente centrarnos en ésta : porque sin el cuento el niño no se desarrolla en ninguno de los aspectos completamente e integralmente ( hablamos del aspecto cognitivo, psicomotor, social y afectivo fundamentalmente). Es decir, el desarrollo evolutivo del alumno o de la alumna ,que lee y experimenta la sensación de placer al leer, va a ser más óptimo.

Valoración de este artículo:

12345 (5 votos; promedio: 4.2 de 5)
Loading ... Loading ...

Información del artículo:

Fecha de publicación:
19 de Enero de 2009

Autor/a:
Ana Mª García Pérez

Etiquetas de contenido:


2 Comentarios


  1. Isa

    Claro q si, Ana, hay que valorar el cuento en las aulas, ya q transmiten muchos valores. Enhorabuena por el artículo.


  2. muy importante su apoyo a la educacion gracias y exitos en su vida profesional


Comenta este artículo: