Encuentro Educativo
Ads

< Volver a la portada

Artículo publicado en: Sin categoría » Recursos de formación (num. 3)


El valor de los cuentos

La importancia que tienen los cuentos en la educación

Existen numerosos escritos de gente muy reputada hablando de los muchísimos beneficios que tienen los cuentos, no sólo en la educación del niño, sino en la vida familiar. Lo que aquí os presento es una valoración personal de los puntos que considero más importantes, haciendo especial hincapié en aquellos que no se suelen mencionar, pero que pueden ser de gran ayuda.

La mayor ventaja educativa, sin duda ninguna, es la capacidad que tiene un cuento de transmitir valores. Quizás no hayamos reparado conscientemente en ello, pero si lo analizamos, la mayoría de los valores más firmemente arraigados en nuestra propia personalidad llegaron a nosotros de la mano de algún cuento: los 3 cerditos, por ejemplo, nos inculcaron la importancia de trabajar bien; la tortuga y la liebre nos mostraban que la constancia y la modestia tenían su fruto; y la cigarra y la hormiga nos hicieron ver que era más rentable trabajar que ser un holgazán.

Esto no es casualidad. los cuentos , tienen un argumento lógico que une las distintas partes, haciéndolas mucho más fáciles de recordar. De esta forma, nuestra memoria almacena precisamente ese hilo argumental porque es el pegamento de todos esos elementos, y por tanto la forma más sencilla de tener acceso al resto de detalles de la historia. Y es precisamente la moraleja el mejor resumen de un cuento, y por tanto lo que mejor retenemos del mismo. Así, por ejemplo, uno puede olvidar detalles de lo que decían la cigarra y la hormiga, pero no olvida que una holgazaneaba mientras la otra trabajaba para almacenar comida.
Son de gran utilidad para enseñar cosas nuevas. Precisamente por la facilidad con que se recuerda la historia principal, y por su importancia como nexo de unión, el cuento permite acceder fácilmente a los demás detalles.

Los cuentos inventados y personalizados son una potente herramienta de educación. Al ser inventados y originales cada día, quien los cuenta debe dedicar toda su capacidad y atención, aunque sólo sea durante ese momento; y eso es algo que los niños, acostumbrados a ser el centro de atención de actos, pero no de pensamientos perciben con gran agradecimiento y entusiasmo. Y al personalizarlos (siempre se debe dejarlos escoger los personajes principales de la historia), los niños se sienten verdaderamente especiales. Esa carga emotiva tan grande es otro importante factor que facilita la memorización y asimilación de lo enseñado en esos cuentos.

CUENTOS PERSONALIZADOS E INVENTADOS

El personalizar los cuentos es muy educativo. Un cuento personalizado es una herramienta increíblemente eficaz para “analizar” los comportamientos de los niños durante ese día. Aprovechando la cercanía en el tiempo y la frescura de sus recuerdos sobre lo acontecido, mediante el cuento podemos alabar lo que hayan hecho bien, o censurar y tratar de cambiar aquello que no hicieron tan bien. En ese momento tan emotivo, los niños están tan accesibles y dispuestos, que un cuento que ejemplifique claramente la actitud a seguir será mucho más eficaz que varias horas de sermones y buenas palabras.

Como ya he explicado alguna vez, contar un cuento nuevo cada día, y hacerlo de viva voz, sin libros ni dibujos, facilita que los niños aprendan a prestar atención a algo distinto de un estímulo visual. Hoy en día los niños están sometidos a tal cantidad de estímulos visuales que muchos tienen problemas para fijar la atención en algo que no les entre por los ojos. Yo intento potenciar de esta forma:

  • fijar su atención en mi voz, y que utilicen su imaginación para visualizar lo que les cuento. Para ello, es bueno utilizar en todas las historias varios colores -al igual que con los personajes, cada uno elige un color-, de forma que prácticamente les obligo a imaginarlos. Al final, elefantes morados, vacas rojas o canguros amarillos son bastante habituales en mis historias 🙂
  • que se relajen, ante la falta de estímulos visuales, que es lo que están acostumbrados.

Empezar el cuento con gesto o una frase concreta como “¿estamos listos?” es muy útil, ya que permite comprobar que los niños han hecho todo lo que debían hacer, y que están perfectamente callados y preparados para oir . Como una de las normas es que el cuento empezado no se debe interrumpir para hacer otras cosas pendientes, se cuidan de hacerlas antes y de poder responder cuando les pregunte que lo han hecho todo.

Como también ya he contado, empezamos haciendo la selección de personajes y colores para el cuento. Es un momento interesante, porque empiezan a pensar e imaginar por sí mismos, y así se ponen en situación. Además, crean un vínculo muy especial con “sus” personajes, identificándose con ellos en muchas ocasiones, lo que les predispone totalmente para meterse de lleno en la historia.

COMO CONTAR UN CUENTO

Hasta ahora, todo este pequeño ritual no hace más que darle importancia al cuento. Pero a partir de aquí, quien tiene que hacer que sea importante es quien lo cuenta. Y si le hemos dado un aire de magia y misterio, lo hemos cubierto de expectación, y lo hemos convertido en un momento especial, no podemos contarlo como quien lee una carta del banco. Ahora toca sacar la parte más humana, más sensible y teatral que tengamos, olvidando cualquier reparo y complejo, y ponerse al servicio de la imaginación de los niños. El tono y el ritmo de la voz adquieren todo el protagonismo. Así que un niño triste debe parecer triste, un león fiero debe dar miedo, y un montón de amigos alegres tienen que ser una fiesta.

Los cuentos los acabo siempre bajando el ritmo, y con una frase alegre y positiva , que permita ver que todo acaba bien, y que incluso quienes se comportaban mal han corregido sus comportamientos. Esto les tranquiliza y les deja de buen humor.

EJEMPLOS DE ALGUNOS CUENTOS

Cuento: EL ESPEJO ESTROPEADO

Valor Educativo

  • Bondad y generosidad

Idea y enseñanza principal

  • Ayudar a los demás produce la alegría más verdadera

Había una vez un niño listo y rico, que tenía prácticamente de todo, así que sólo le llamaba la atención los objetos más raros y curiosos. Eso fue lo que le pasó con un antiguo espejo, y convenció a sus padres para que se lo compraran a un misterioso anciano. Cuando llegó a casa y se vio reflejado en el espejo, sintió que su cara se veía muy triste. Delante del espejo empezó a sonreir y a hacer muecas, pero su reflejo seguía siendo triste.

Extrañado, fue a comprar golosinas y volvió todo contento a verse en el espejo, pero su reflejo seguía triste. Consiguió todo tipo de juguetes y cachivaches, pero aún así no dejó de verse triste en el espejo, así que, decepcionado, lo abandonó en una esquina. “¡Vaya un espejo más birrioso! ¡es la primera vez que veo un espejo estropeado!”

Esa misma tarde salió a la calle para jugar y comprar unos juguetes, pero yendo hacia el parque, se encontró con un niño pequeño que lloraba entristecido. Lloraba tanto y le vio tan sólo, que fue a ayudarle para ver qué le pasaba. El pequeño le contó que había perdido a sus papás, y juntos se pusieron a buscarlo. Como el chico no paraba de llorar, nuestro niño gastó su dinero para comprarle unas golosinas para animarle hasta que finalmente, tras mucho caminar, terminaron encontrando a los padres del pequeño, que andaban preocupadísimos buscándole.

El niño se despidió del chiquillo y se encaminó al parque, pero al ver lo tarde que se había hecho, dio media vuelta y volvió a su casa, sin haber llegado a jugar, sin juguetes y sin dinero. Ya en casa, al llegar a su habitación, le pareció ver un brillo procedente del rincón en que abandonó el espejo. Y al mirarse, se descubrió a sí mismo radiante de alegría, iluminando la habitación entera. Entonces comprendió el misterio de aquel espejo, el único que reflejaba la verdadera alegría de su dueño. Y se dio cuenta de que era verdad, y de que se sentía verdaderamente feliz de haber ayudado a aquel niño.

Y desde entonces, cuando cada mañana se mira al espejo y no ve ese brillo especial, ya sabe qué tiene que hacer para recuperarlo.

Cuento: EL TESORO DE BARBA IRIS

Valor Educativo

  • Obediencia

Idea y enseñanza principal

  • Obedecer a los mayores

Según contaba la leyenda, Barba Iris había sido el pirata de las golosinas más increíble que había existido nunca. Durante años asaltó cientos de tiendas de golosinas y según decían, en algún lugar perdido almacenaba el mayor tesoro que ningún niño podría imaginar. Por eso, cuando Toni y sus amigos encontraron un extraño y antiguo cofre con lo que parecía ser un mapa de un tesoro para niños, se llenaron de emoción y se prepararon para la gran búsqueda del tesoro de Barba Iris.

Así, siguiendo las pistas, llegaron hasta una cueva oculta junto al lago, donde encontraron otro pequeño cofre. En él encontraron unas pocas golosinas, un gran cartel con la letra D, y otro mapa con más instrucciones para encontrar el tesoro, que les ayudó a superar la decepción inicial de pensar que no se tratara de un gran tesoro. Toni y los demás consiguieron descifrar el mapa, para lo que necesitaron algunos días y leer unos cuantos libros, y así llegaron hasta un gran árbol hueco en medio de un gran bosque, donde volvieron a encontrar un cofre con algunas golosinas, un nuevo mapa, y una hoja con la letra O.

Entre muchas aventuras encontraron dos cofres más con sus golosinas, sus mapas y las letras C y B. Pero el último mapa era un tanto extraño. Más que un mapa, parecían unas instrucciones bastante incomprensibles:

“Al tesoro ya has llegado
pero tendrás que encontrarlo;
si juntas un buen retrato
del hijo de tus abuelos,
y lo pones justo al lado
de la hija de tus yayos,
si luego añades las letras
que cada tesoro ha dado
se desvelará el secreto
que lleva tanto guardado.
Ese que acerca tus sueños
para poder alcanzarlos.”

Mucho tiempo discutieron sobre el significado del enigma, y sólo consiguieron ponerse de acuerdo en que el mensaje hablaba de las fotos de unos padres, pero no alcanzaban a entender el resto. Hasta uno de los numerosos días que discutían sobre el asunto en el salón de casa de Toni, mirando como siempre aquellas cuatro letras. Alex, distraído, miraba la foto de los padres de Toni que había sobre la mesa, y entonces dio un salto:

– ¡¡Lo tengo!!

Todos le miraron con interés, pero en lugar de hablar, Alex se acercó a la mesa. Reordenó las letras y al final acercó la foto de los padres de Toni.

– O… B… D.. C….. ¡obedece a tus padres! – gritaron todos a la vez.

Y aunque no hubo millones de golosinas, todos estaban dispuestos a seguir aquel gran consejo. ¡¡Cómo no iban a hacerlo, si se trataba del mismísimo tesoro del pirata Barba Iris!!

Cuento: EL REGALO MÁGICO DEL CONEJITO POBRE

Valor Educativo

  • Generosidad

Idea y enseñanza principal

  • Mostrar que la generosidad y el darse a los demás suelen revertir en uno mismo de la forma más grandiosa

Hubo una vez en un lugar una época de muchísima sequía y hambre para los animales. Un conejito muy pobre caminaba triste por el campo cuando se le apareció un mago que le entregó un saco con varias ramitas.“Son mágicas, y serán aún más mágicas si sabes usarlas” El conejito se moría de hambre, pero decidió no morder las ramitas pensando en darles buen uso.

Al volver a casa, encontró una ovejita muy viejita y pobre que casi no podía caminar. “Dame algo, por favor”, le dijo. El conejito no tenía nada salvo las ramitas, pero como eran mágicas se resistía a dárselas. Sin embargó, recordó como sus padres le enseñaron desde pequeño a compartirlo todo, así que sacó una ramita del saco y se la dió a la oveja. Al instante, la rama brilló con mil colores, mostrando su magia. El conejito siguió contrariado y contento a la vez, pensando que había dejado escapar una ramita mágica, pero que la ovejita la necesitaba más que él. Lo mismo le ocurrió con un pato ciego y un gallo cojo, de forma que al llegar a su casa sólo le quedaba una de las ramitas.
Al llegar a casa, contó la historia y su encuentro con el mago a sus papás, que se mostraron muy orgullosos por su comportamiento. Y cuando iba a sacar la ramita, llegó su hermanito pequeño, llorando por el hambre, y también se la dió a él.

En ese momento apareció el mago con gran estruendo, y preguntó al conejito ¿Dónde están las ramitas mágicas que te entregué? ¿qué es lo que has hecho con ellas? El conejito se asustó y comenzó a excusarse, pero el mago le cortó diciendo ¿No te dije que si las usabas bien serían más mágicas?. ¡Pues sal fuera y mira lo que has hecho! Y el conejito salió temblando de su casa para descubrir que a partir de sus ramitas, ¡¡todos los campos de alrededor se habían convertido en una maravillosa granja llena de agua y comida para todos los animales!! Y el conejito se sintió muy contento por haber obrado bien, y porque la magia de su generosidad hubiera devuelto la alegría a todos.

Valoración de este artículo:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Información del artículo:

Fecha de publicación:
25 de marzo de 2009

Autor/a:
Lourdes Luque Illescas


2 Comentarios

  1. Muy guay, aunque para mí, los mejores sin duda los de Lola Pirindola:

    http://www.edicioneslolapirindola.com

    Os copio y pego un trozo de su web para que veáis lo que hacen, ellos lo explican mejor que yo. Además tienen recursos educativos gratuitos. Os enlazo a ellos:

    Cuentos personalizados con la fotografía de los tuyos recortada en cada viñeta: día del padre, día de la madre, abuelos, cumpleaños, eliminación de miedos, homenaje a la profesora, etc.

    http://www.edicioneslolapirindola.com/cuentos_personalizados/cuentos_personalizados_familias_index.asp

    Recursos educativos configurables para pizarras electrónicas, recursos musicales, recursos audiovisuales, bits dinámicos multidioma y factoría de fichas uno y dos para crear todo aquello que puedas imaginar. Además, personalizado con el logotipo de tu centro educativo.

    http://www.edicioneslolapirindola.com/cuentos_personalizados/cuentos_personalizados_familias_index_gra.asp



  2. Carmen

    He llegado a este artículo buscando noticias sobre cuentos. Tengo un niño de 2 años y ahora estoy empezando a disfrutar de leerle cuentos. Ojalá se aficione a la lectura, que es mi afición preferida.

    Besos y gracias por el artículo 🙂


Comenta este artículo:



Uso de cookies

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies
-->