Encuentro Educativo
Ads

< Volver a la portada

Artículo publicado en: Sin categoría » Recursos de formación (num. 2)


Educación árabe: todos somos iguales, todos somos diferentes.

La identidad nacional española se construyó sobre la homogeneidad religiosa y cultural, y la erradicación de todo lo ajeno. Los moriscos se convirtieron entonces en objeto de desprecio, hasta llegar a ser expulsados en 1601. Más adelante, durante el siglo XIX, diversos conflictos bélicos con Marruecos favorecieron el desarrollo del estereotipo del árabe salvaje y fanático en la imaginería popular.

El Islam se configuró como una religión universalista, siendo durante mucho tiempo un modelo de tolerancia hacia judíos y cristianos, convirtiéndose en un gran ejemplo para la época. El islamismo es una ideología de tipo político que se propone islamizar la modernidad. Se trata, pues, de una instrumentalización de la religión para fines de propaganda política. No existe incompatibilidad entre el Islam y la democracia.

En conclusión, la agresión colonial europea en los países árabes durante los siglos XIX y XX  condujo a un desprecio hacia el otro; las visiones negativas hacia los árabes continúan ahora fruto de las actitudes imperialistas de un pasado no tan lejano. La violencia, consecuencia de una acumulación de conflictos sin resolver, de ninguna manera puede atribuirse a causas culturales o religiosas, ni a una supuesta mentalidad árabe fanática inscrita en los genes. 

 

En la actualidad, la comunidad árabe residente en España es sensiblemente menor que en otros países europeos, pero la legislación española es igual de restrictiva que éstos para la admisión de extranjeros. En la escuela hoy en día esta presente  el fenómeno de la inmigración árabe. Tanto la comisión de desarrollo social de las naciones unidas como en la UNESCO afirman la necesidad de los hijos de inmigrantes en materia de educación así, la UNICEF ha estado estudiando la manera de fomentar y proteger los derechos de los hijos de inmigrantes que han de beneficiarse plenamente de todas las disposiciones plasmadas en los derechos del niño.

 La importancia que tiene la imposición de los esquemas culturales occidentales a través de múltiples vías que siempre ocultan los aspectos desagradables de nuestra realidad y ejercen una irresistible atracción por ello, se puede afirmar que la creciente globalización cultural constituye uno de los principales motores de los procesos migratorios.

La diversidad puede implicar un cierto conflicto, pero este no siempre equivale a violencia o a la anulación de una de las partes. Hay situaciones que nos incomodan, y si no buscamos soluciones, aumentan la desconfianza, la incomunicación, el medio y los malentendidos .Es necesario encontrar mecanismos de comunicación efectiva que nos permitan llegar al consenso y a compromisos.

 

La necesidad y sentido de una educación pluricultural, una educación intercultural, se ha originado a partir de la diversidad cultural. Los comienzos consistieron en la aplicación de los programas de educación compensatoria como primer intento de igualar las posibilidades de éxito escolar y reducir el fracaso escolar de los niños culturalmente desiguales.

A partir de los ochenta se produce un giro en el estudio de la interculturalidad y Besalú y Brotars citan el Proyecto Número 7 como el documento en el que se determinan las líneas generales en las que el Consejo de Europa encuadra el fenómeno de la interculturalidad, siendo estas líneas las siguientes:

  1. Las sociedades se han hecho multiculturales. 
  2. Cada cultura tiene sus especifidades propias y respetables. 
  3. No se trata de tender al mestizaje cultural, sino de promover la comunicación y la aceptación del otro. 
  4. El interculturalismo es sobre todo una elección de una sociedad humanista y afecta no sólo a los inmigrantes, sino a toda la sociedad en general.

 

 Besalú ha distinguido cinco tipos de educación o de escuela:

  • Educación racista o segregadora: es en la que se separa a los alumnos según su procedencia racial o etnocultural, a los grupos diferentes, o sistemas distintos. Aunque estos planteamientos no tienen presencia en nuestro sistema educativo, debemos señalar aquí los procesos de guetización escolar existentes en España, tanto en lo que respecta a la minoría gitana, como a lo relativo a la gran concentración de alumnos de origen extranjeros en determinados colegios.
  • Educación asimilacionista: es un dispositivo educativo para conseguir, de forma más o menos paulatina la asimilación a la cultura dominante de los inmigrantes o de las minorías autóctonas.
  • Educación integracionista o compensadora: se propugna la enseñanza y el aprendizaje, no solo de la lengua de destino sino el mantenimiento de la lengua materna. Su principal aportación o su seña de identidad es la necesidad de conseguir la igualdad de oportunidades para todos los alumnos con independencia de su origen social o cultural. Otra aportación de este modelo es la existencia de profesores de apoyo (profesores de compensatoria) como un recurso fundamental para conseguir el objetivo de igualdad de oportunidades. Es una modalidad educativa que está centrada en las capacidades individuales y no en el bagaje cultural colectivo.
  • Educación pluralista: es con este modelo con el que se comenzó a abordar directamente la diversidad etnocultural presente en las escuelas. Se asume en él educativamente el derecho a la diferencia, dándose toda su importancia a aspectos antes no considerados como por ejemplo, la provisión de la información sobre la cultura de os inmigrantes o de las minorías. Otra característica de este modelo es la visión funcional del lenguaje y la cultura.

 

Al concebirse desde la perspectiva multicultural el currículo educativo o escolar deberá ser suficientemente amplio, mostrando al alumno las principales formas de representación del tema de estudio y entrando cuanto sea posible la unilateralidad y dogmatismo en el tratamiento de los temas la profundidad del cambio educativo que implica la educación intercultural va más allá de la renovación del currículo. Si bien es necesaria una revisión de los contenidos curriculares, llegando incluso a seguir a posibilidad de que esa revisión afecte a los conceptos de hombre y de educación.

El articulo 26 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos establece que toda persona tiene derecho a la educación y que esta tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana.

La Constitución española de 1978, en su articulo 27, establece que el objetivo de la educación es el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto de los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales.

El nuevo marco legislativo que establece la LOGSE define a la escuela pública como un espacio de convivencia y aprendizaje, que ofrece un servicio público que garantice el derecho a la educación de todos los ciudadanos y ciudadanas. La LOGSE, en sus fines y principios opta por un modelo de persona y de sociedad que se fundamenta en un conjunto de valores – justicia, tolerancia, libertad, paz, cooperación, solidaridad, no discriminación, etc- y en los principios democráticos de convivencia: pluralismo, participación y respeto.

La referencia legal más importante sobre educación de inmigrantes es la Convención Europea del Estatuto Legal de los Trabajadores inmigrantes de 1977, en la que se establece que la integración de los inmigrantes en los sistemas educativos nacionales se lleva a cabo fundamentalmente a partir de las siguientes actuaciones, adaptación del sistema a las necesidades educativas específicas que presentan este tipo de alumnado, inclusión de clases de lengua y cultura de país de origen en el currículo y fomento de la educación intercultural en toda la comunidad educativa.

La Normativa Europea de Noviembre del 2003 establece que los menores de nacionalidades de terceros países con el estatus de residentes de larga duración deben recibir el mismo trato que los nacionales en cuanto a educación se refiere, por otra parte los inmigrantes en situación irregular dentro del territorio de la unión, no se especifica ninguna forma legal de ayuda educativa.

 

Es necesario adaptar el centro a las características de estos niños. A nivel de centro es necesario el primer objetivo del Plan es facilitar la escolarización de todas las niñas y niños inmigrantes en los mismos términos que el alumnado andaluz.

Las medidas se llevan a cabo desde una perspectiva de integración y normalización, realizando, cuando es preciso las adaptaciones curriculares pertinentes más o menos significativas. La única excepción son las Aulas Temporales de Adaptación Lingüística en las que el alumnado permanece el tiempo mínimo para alcanzar las competencias lingüísticas que hagan posible su entrada en el aula ordinaria.

El segundo objetivo es favorecer que los centros elaboren proyectos de centro interculturales. La educación intercultural debe impregnar todos y cada uno de los elementos del Proyecto de Centro.

Medidas.

  • Dotar de recursos humanos y materiales a los centros que escolaricen alumnado inmigrante.
  • Autorización para la disminución de la ratio establecida con carácter general.
  • Formación y asesoramiento específico al profesorado de los centros que atienden al alumnado pertenecientes a familias inmigrantes.
  • Publicación de materiales de apoyo y asesoramiento para los centros y el profesorado.
  • Implantación de Aulas de Adaptación y Lingüística, con su equipo y profesorado correspondiente.
  • Formalización de convenios con entidades para apoyar el aprendizaje de la lengua de acogida.
  • Medidas encaminadas a compensar los desfases académicos en las diversas áreas del currículo. La aplicación de estas medidas supone que los contenidos y métodos de enseñanza pueden verse modificados, que se puedan establecer grupos de refuerzo y apoyo al aprendizaje o que los alumnos inmigrantes puedan ser evaluados de manera diferente al resto de los alumnos.

La mayoría de las Comunidades Autónomas consideran conveniente que los alumnos inmigrantes, al inicio de su escolarización cuenten con un periodo de adaptación centrado tanto con el aprendizaje de la lengua como en el reconocimientos de las pautas de conducta propias del centro educativo. Se ha establecido un Plan Autonómica de Atención Lingüística y cultural, los escolares se realice prácticamente todas las comunidades cuentan con aulas de acogida de competencias lingüísticas o Aulas de apoyo lingüístico como medidas específicas para la atención lingüística y cultural al alumno inmigrante. Hay también programas para el aprendizaje de la lengua y cultura materna.

Es habitual que muchos centros escolares se realicen jornadas o actividades para el conocimiento de las distintas culturas y también talleres interculturales.

Respecto al aula es fundamental señalar la importancia de la acogida del alumno inmigrante en un clima agradable y acogedor que favorezca la integración y el aprendizaje de las lenguas en su grupo de iguales. Es conveniente que: 

  • El tutor utilice técnicas de aprendizaje cooperativo en la dinámica del aula, para favorecer una buena relación con los compañeros y en las que pueda manifestar actitud positiva ante la llegada de un nuevo alumno y que se generalice en el resto de alumnos.
  • Se asigne un alumno contutor que acompañe al alumno inmigrante en los primeros días. Con el fin de que el alumno conozca el centro y al tener un compañero que se integre en el grupo.

Para trabajar con el alumno inmigrante dentro del aula, tendremos en cuenta:

  • Detención de las necesidades comunicativas de los alumnos. Se trabaja el lenguaje oral y escrito, partiendo de sus necesidades inmediatas.
  • Selección de los temas de interés.
  • Graduación del estilo de aprendizaje.
  • Selección y gradación de los contenidos.
  • Agrupación del alumnado.
  • Organización de los espacios, materiales y tiempo.
  • Análisis, selección y adaptación de materiales.
  • Realización de actividades de aprendizaje. 
  • Evaluación y seguimiento de proceso de aprendizaje.

Comenzaremos analizando una de las características fundamentales como es la adquisición del lenguaje. Además, existen tres factores fundamentales: el desarrollo de la competencia comunicativa para poder desenvolverse en el universo sociocultural del país, la reflexión y aprendizaje de los elementos fundamentales que constituyen la lengua; y por último, la competencia escolar que permite progresar en el aprendizaje de los contenidos de las diferentes áreas curriculares. Está claro que el aprendizaje de la lengua constituye uno de los objetivos primordiales que debe tener en cuenta cualquier intervención educativa con alumnado inmigrante.

En el año 1996  se aprobó el Currículum Oficial de Religión Islámica en la que se permite la posibilidad de que esta materia sea impartida en los colegios y/o institutos que lo soliciten.

Valoración de este artículo:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Información del artículo:

Fecha de publicación:
19 de enero de 2009

Autor/a:
Isabel Mª López López

Etiquetas de contenido:


Comenta este artículo:



Uso de cookies

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies
-->