Encuentro Educativo
Ads

< Volver a la portada

Artículo publicado en: Sin categoría » Número 2 (Enero 09)


Análisis y evolución del concepto de necesidades educativas especiales. 2ª parte.

Las N.E.E. dentro de la legislación española.

Una necesidad educativa especial (N.E.E.), según Warnock (1978), puede tomar formas muy diferentes. Puede haber necesidad de dotación de medios especiales para acceder al currículum, o necesidad de modificar el currículum, o puede haber necesidad de una atención particular a la estructura social y al clima emocional en el que se desarrolla la educación.
Además las necesidades se conceptualiza formando un continuo (ya que todos los alumnos tienen necesidades educativas), por lo que la Educación Especial se debe entender también como un continuo de prestación que va de la ayuda temporal hasta la adaptación permanente o a largo plazo del currículum ordinario.

De este modo en el artículo anterior, tras un recorrido por la evolución histórica del concepto en el campo teórico, planteábamos cómo definición de necesidad educativa especial la siguiente propuesta:

“Bloqueo del proceso de enseñanza – aprendizaje que sufre un alumno dada la interacción de sus características personales, el currículum establecido en su propio contexto y los recursos especializados que precisa.”

Del mismo modo, podemos realizar también un análisis de la evolución del concepto de necesidades educativas especiales en el campo de la legislación española a lo largo de las últimas décadas.

A nivel normativo es la LOGSE (Ley Orgánica General del Sistema Educativo, de 3 de octubre de 1990) la que incorpora el concepto de N.E.E. y como desarrollo de la misma, la primera definición de alumno con necesidades educativas especiales es la que ofrece el RD 696/95 de 28 de Abril, de Ordenación de la Educación de los alumnos con Necesidades Educativas Especiales, en su apartado sobre cuestiones preliminares. Este Real Decreto señala que este término designa a los alumnos con necesidades educativas especiales, temporales o permanentes, cuyo origen puede atribuirse, fundamentalmente, a la historia educativa y escolar de los alumnos, a condiciones personales de sobredotación o a condiciones igualmente personales de discapacidad psíquica, motora o sensorial.

Según esta definición, dentro del término alumno con N.E.E., se engloba:

  1. Alumnos con dificultades por su historia educativa y escolar.
  2. Alumnos con sobredotación.
  3. Alumnos con discapacidad psíquica, motora o sensorial.

En la LOPEGCE (Ley Orgánica 9/1995 de la Participación, la Evaluación y el Gobierno de los Centros Docentes, de 20 de Noviembre de 1995) se entiende por alumnos con necesidades educativas especiales “aquellos que requieran , en un período de su escolarización o a lo largo de toda ella, determinados apoyos y atenciones educativas específicas por padecer discapacidades físicas, psíquicas o sensoriales, por manifestar trastornos graves de conducta, o por estar en situaciones sociales o culturales desfavorecidas”.

Según esta definición, al hablar de alumnos con N.E.E. nos referimos a:

  1. Alumnos con discapacidades físicas, psíquicas o motoras.
  2. Alumnos con trastornos graves de conducta.
  3. Alumnos en situaciones sociales o culturales desfavorecidas.

Quedarían pues excluidos los alumnos con sobredotación intelectual.

En la LOCE (Ley Orgánica 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación), los alumnos con necesidades educativas especiales son aquellos que requieran en un periodo de su escolarización o a lo largo de toda ella determinados apoyos o atenciones educativas específicas, por padecer discapacidades físicas, psíquicas, sensoriales, o por manifestar graves trastornos de la personalidad o de conducta. Este concepto se concibe como una subcategoría de Alumnos con Necesidades Educativas Específicas, junto con otras dos subcategorías: sobredotados intelectualmente y alumnos extranjeros.

Según esta definición, los alumnos con N.E.E. quedan referidos a:

  1. Alumnos con discapacidad física, psíquica o sensorial.
  2. Aumnos con graves trastornos de personalidad o conducta.

Por último, en la LOE (Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación), se introduce el término Necesidades Específicas de Apoyo Educativo (N.E.A.E.), como aquella que va referida a:

“…alumnos y alumnas que requieran una atención educativa diferente a la ordinaria, por presentar necesidades educativas especiales, por dificultades específicas de aprendizaje, por sus altas capacidades intelectuales, por haberse incorporado tarde al sistema educativo, o por condiciones personales o de historia escolar…”

Mientras que se entiende por alumno con N.E.E. a “aquel que requiera, por un periodo de su escolarización o a lo largo de toda ella, determinados apoyos y atenciones educativas específicas derivadas de discapacidad o trastornos graves de conducta”.

Por lo tanto el concepto N.E.A.E. engloba:

  1. Alumnos con N.E.E.: referido a alumnos con discapacidad y trastornos graves de conducta.
  2. Alumnos con altas capacidades intelectuales.
  3. Alumnos con integración tardía en el sistema educativo.

Comprobamos pues como a lo largo de la evolución legislativa, se ha ido restringiendo el concepto de N.E.E. hasta llegar prácticamente a su identificación con alumnos con algún tipo de discapacidad o trastorno. No quedan claros aún los motivos de este proceso… ¿se ha “estigmatizado” el término?, ¿está perdiendo su carácter normalizador e integrador?, ¿o se trata de buscar mayor operatividad para una mejor gestión de los recursos?

Lo que queda claro es que a la vista de esta evolución, cada vez tiene menos sentido hablar de necesidades educativas especiales transitorias y necesidades educativas permanentes, tal como se viene haciendo desde su origen. Si entendemos con tales:

  • NEE permanentes, son aquellos problemas que presenta una persona durante todo su período escolar y vida, ya que presentan un déficit leve, mediano o grave de la inteligencia, en alguna o en todas de sus implicancias sensoriales, motoras, perceptivas o expresivas, de las que resulta una incapacidad que se manifiesta en el ejercicio de las funciones vitales y de relación, por tanto, necesitan de la atención de especialistas, centros educativos especiales y material adecuado para abordar sus necesidades. Dentro de esta categoría se encuentran las deficiencias visuales (ceguera); deficiencias auditivas (sordera); deficiencias motores (parálisis cerebral); retardo mental y autismo entre otras.
  • NEE transitorias, son problemas de aprendizaje que se presentan durante un periodo de su escolarización que demanda una atención específica y mayores recursos educativos de los necesarios para compañeros de su edad.

Esta diferenciación siempre ha sido más teórica que práctica, puesto que las N.E.E. en realidad suelen afectar durante toda la vida al sujeto, pero variando sus manifestaciones. Por ejemplo, un alumno con dislexia tendrá dificultades relacionadas con el trastorno toda su vida, pero en cada momento y ámbito vital se manifestará de modo diferente.
Además esta distinción de dos tipos de N.E.E. conllevaba una idea implícita perniciosa, pues se termina identificando las N.E.E. transitorias con dificultades leves, reversibles y posibles de solucionar, mientras que las N.E.E. permanentes con dificultades graves, irreversibles y sin solución.
Sería conveniente considerar, por tanto, a las N.E.E. como permanentes, aunque en diferente grado. Y romper con la idea de asociar permanente con irreversible, puesto que en educación no hay nada irreversible o que al menos no pueda ser objeto de mejora.

Bibliografía

· BRENNAN, W.K. (1988). “El currículo para niños con necesidades educativas especiales”. Madrid: Siglo XXI / M.E.C.
· García Sánchez, J.N. (1999). “Intervención psicopedagógica en los trastornos del desarrollo”. Madrid: Pirámide.
· HANKO, G. (1993). “Las necesidades educativas especiales en las aulas ordinarias. Profesores de apoyo”. Barcelona: Paidós.
· MARCHESI, A.; COLL, C.; PALACIOS, J. (2001). “Desarrollo psicológico y educación Vol. 3. Trastornos del desarrollo y necesidades educativas especiales”. Madrid: Alianza.
· SÁNCHEZ-PALOMINO, A.; TORRES, J.A. (1997). “Educación especial I. Una perspectiva curricular, organizativa y profesional.” Madrid: Pirámide.
· VERDUGO, M.A. (1995). “Personas con discapacidad. Perspectivas psicopedagógicas y rehabilitadoras”. Madrid: Alianza.
· WARNOCK, M. (1978). “Special Educational Needs. Report of the committee off enquiry into the education of handicapped children and young people.” Londres: HMSO. Traducido al español en la revista Siglo Cero, nº 130, (1990) “Informe sobre necesidades educativas especiales.” (págs. 12-24).

Valoración de este artículo:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Información del artículo:

Fecha de publicación:
19 de enero de 2009

Autor/a:
Paulino Salado Moreno

Publicado en:

Etiquetas de contenido:


6 Comentarios


  1. DEA MARTINEZ

    Es un artículo secuenciado, concreto y resalta datos significativos en que se ha situado la educación Especial Felicidades



  2. Paula

    Esta segunda parte del artículo resulta interesanta al mostrar como se está tratando este concepto de N.E.E. y de Educación Especial desde la Administración Pública en los últimos años.. Es curioso ver lo parecidas que son en este aspecto la LOCE y la LOE



  3. Alex

    Un artículo muy esclarecedor



  4. KaReN

    Me parece super interesante como es que a pesar de la demanda social muy pocos articulos esten tan completos y de manera muy especifica y además sencilla de aborda este tipo de temáticas.

    Gracias!!!!

    Me fue de bastante utilidad para mi diplomado…..



  5. Diana

    Por fin un documento que aclara cómo han sido las cosas… lo utilizaré en mis oposiciones!


  6. me gustaria saber los concptos de las necesidades educativas?


Comenta este artículo:



Uso de cookies

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Más información

-->